¿Qué es una hernia?

Una hernia es la protusión de un orgáno fuera de la cavidad del cuerpo, es decir, se da cuando una víscera sale al  exterior del abdomen vía una apertura ya existente en la capa muscular. Se generan por la incapacidad de resistir de la pared abdominal cuando hay un incremento de la presión intraabdominal.

Tipos de hernias

Existen diferentes tipos de hernias, que puede agruparse en cuatro categorías:

  • Hernia inguinal y crural: las más habituales, se ubican en la zona de la ingle. Las inguinales se dan más a menudo en el sexo masculino, y en ocasiones pueden descender hacia los testículos. Por otro lado, las crurales son más habituales en el sexo femenino y se asemejan a ganglios en la ingle.

  • Hernias umbilicales y epigástricas: se dan con bastante frecuencia y tienen lugar en el ombligo o por encima de él. Su aparición suele relacionarse en la mayoría de las ocasiones a un embarazo o incremento de peso.

  • Eventraciones: son aquellas hernias que se presentan por culpa de una cicatriz de una intervención quirúrgica antigua. Frecuentemente, se producen por una mala cicatrización en la operación: esta cicatrización deficiente puede ser causada por sangrado, absceso u otros esfuerzos que han ocasionado un cierre deficiente.

  • Otras hernias: podemos encontrar otro tipo de hernias, menos frecuentes, como pueden ser las pararrectales o de Spiegel, o las hernias lumbares.

Contáctanos

¡Gracias por tu mensaje!

Síntomas de las hernias

Habitualmente, las hernias pueden identificarse cuando aparece un bulto de forma espontánea, por ejemplo con la realización de un esfuerzo o al levantarse, y que pueden esconderse posteriormente al tumbarse o manualmente.

Tratamiento

Una de cada cinco personas tendrá una hernia en su vida, y el único tratamiento es la cirugía. Hoy, esa intervención se puede hacer de manera ambulatoria y con técnicas mínimamente invasivas. ¿Beneficios? Menos estadía hospitalaria y una recuperación más rápida.